Martes, 18 de Octubre de 2016

Es parte de un proyecto que se construye en tres etapas del desarrollo de algunos de sus intérpretes y que confluye hacia la creación de un video-documental que reelabora el material de registro de la obra escénica en cada una de sus versiones.

El trabajo de la compañía se desenvuelve siguiendo una sencilla intuición: lo Otro como límite, como frontera y como umbral.
Actualmente centrándose en el encuentro con intérpretes de distintas generaciones, en este proyecto particularmente compromete su trabajo en la elaboración de coreografía con intérpretes en desarrollo: niños pequeños junto a sus padres.

La primera versión de la obra con madres y niños en brazos de menos de un año de edad, participó del III Festival de Danza Contemporánea de Buenos Aires 2004.

El proyecto surge de la reelaboración de otro espectáculo de danza y música en vivo con el mismo nombre y que fue subsidiado por Prodanza en el año 2003. Este fue de algún modo la prehistoria del proyecto entero. Entonces dos de las intérpretes llevaban en sus vientres a dos de los nuevos intérpretes. Luego, al nacer y con apenas algunos meses de edad se incorporaron al trabajo de reelaboración de la obra junto a sus mamás.

En esta segunda etapa de “Doce Canastos” (decimos capítulo II) los niños se acercan a cumplir los dos años de edad… y saludablemente transforman la obra. Descubren y ejercitan su autonomía, juegan, crecen ante nuestros ojos y nos revelan y vuelven a conectar con la esencia más tierna de la danza: la Vida en movimiento.

Clasificaciones: Danza, Danza - Teatro, Teatro




e-planning ad