Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Eurípides
Alcestes murió por Admeto. Apolo que había servido un año a Admeto, rey de Tesalia, le concedió un privilegio excepcional como muestra de gratitud por el trato que había recibido. El privilegio consistía en que Admeto no moriría, siempre que encontrase a alguien que aceptara morir en su lugar. Todos rehusaron: El padre, la madre, los amigos. Solo su esposa aceptó. Alcestes solo pidió una cosa: Admeto tenia que jurar solemnemente que nunca se volvería a casar.
Este es, a grandes rasgos, el comienzo y también el nudo central de la obra de Euripides. Obra temprana de Euripides y quizás la más ambigua de su producción.
Su ambigüedad –entre otras cosas- consiste en que jamás se la ha podido encasillar ni como tragedia ni como comedia.
En Alcestes - construido como un drama satírico- pueden diferenciarse seis partes (seis agonas) para su representación solo se requerían tres actores. Cada uno de ellos iba representando cada una de las partes de la tragicomedia.
No parece posible hoy, representar esta obra sino más que de esta forma.
Al menos, este es el intento, tres actores cubriendo cada uno de los personajes de la obra de Eurípides. Alcestes es el eterno mito del retorno de la esposa resucitada a la casa.

Este espectáculo formó parte del evento: Fiesta del Teatro de la Ciudad de Buenos Aires 2005

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad