Lunes, 17 de Julio de 2017

De Eugéne Labiche

En la mañana de su boda, Fadinard se encuentra en su carruaje atravesando el bosque, cuando por un descuido su caballo se come un sombrero de paja italiana. El sombrero pertenece a una bella joven que se escondía entre los arbustos, acompañada muy amablemente por un apuesto soldado. Éste le exige a Fadinard que regrese con un sombrero idéntico, ya que el anterior era un regalo del celoso marido de la dama. En todo París no existe más que un sombrero semejante a aquél, y es indispensable hallarlo de cualquier forma.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad