Jueves, 14 de Enero de 2016

Es una breve pieza de teatro de la producción temprana de Harold Pinter que intenta descubrir las relaciones más profundas de dos seres –Sarah y Richard– inmersos en una relación amorosa insatisfactoria que los lleva a inventar sucesivos amantes que no son sino ellos mismos. Se ven atrapados en una situación circular de la que no pueden escapar. El amante al que alude el título de la obra es un ser ficticio creado por la imaginación de los dos y que precipitará al matrimonio hacia un desconsolado final.

Algunas leyendas que circulaban en el ambiente teatral de Londres aseguran que tanto “El Cuidador”, “El Montaplato” y El Amante” habían sido atentamente leídas por Samuel Beckett que mantenía con Pinter una correspondencia fluida.




e-planning ad