Miércoles, 20 de Enero de 2016

De José Luis Blanco, Edgardo Plaza
Se trata de una obra de 50 minutos aproximadamente, que parte de la relaciòn entre un padre (Emilio) y su hijo (El Titi), desnudando aspectos crueles de nuestra sociedad, en la que està implícita una crìtica por el abandono en que viven nuestros mayores. Tiene algo (una pizca) de humor y mucha emociòn sobre todo. Hemos apostado a una puesta en escena simple, poniendo énfasis sobre todo en las actuaciones. El escenario despojado, con una mesita, la victrola y una cómoda, son un pretexto para un desborde de emociones y actuaciòn, desde el sentimiento.




e-planning ad