Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Jose Antonio perez, Mikel Gómez de Segura
Mario Díez Collado, el personaje muerto de Cinco horas con Mario, se levanta del ataúd en el que lleva treinta y siete años siendo velado de manera ininterrumpida. Y lo hace para revelarnos un importante secreto: él no murió. Lo que en realidad pasó fue que se quedó callado, y a todo el mundo le cogió tan desprevenido que le dieron por muerto.
En los largos años de velatorio Mario ha hecho oídos sordos a los improperios que Carmen, su mujer, ha vertido sobre él. En ese tiempo, además, ha soportado las voces de sus dos hermanos y su hijo, los tres muertos, que le formulaban una y otra vez la misma pregunta: ¿dónde ha quedado todo? Mario, de nuevo en pie, está decidido a encontrar una respuesta, y lo hará de la única manera que conoce: reflexionando. A través de las principales anécdotas de su vida, se irá trazando un paisaje de la España de la década de los sesenta.
Hoy los muertos, inquietos en sus tumbas y en las cunetas, quieren saber dónde ha quedado todo. Mario cree tener la respuesta: allí donde acaban todas las cosas tarde o temprano. En la memoria.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad