Lunes, 24 de Octubre de 2016

De Sergio Prudencstein

En base a la Odisea de Homero, Sergio Prudencstein dio a conocer Ulises. La relación de la historia de este personaje con la Divina Comedia y Dante Alighieri, con Moby Dick de Herman Mellville y el homónimo Ulises de Joyce, describe el mundo mítico con una prosa condensada y elíptica, que se estructura en base al análisis de las diversas piezas que se refieren al tema.

Como Ishmael de Moby Dick, el relator es un joven del S. XIX con experiencia en la marina mercante, y decide que su siguiente viaje será en un ballenero, buscando a las sirenas. Los saltos de época llevan al hombre del S. XIX a encontrarse con los versos homéricos y finalmente con el verdadero Ulises, cuya vida se convierte en una metáfora de la vida de Ishmael. Entonces comienza la búsqueda entre los seres míticos. Aristóteles y el bestiario fantástico, anuncian la aparición de dragones, arpías, sirenas, basiliscos, centauros y toda clase de apariciones. Es de vital importancia el Libro de Jonás y la figura del Leviatán de Isaías, ambos provenientes de la Biblia, porque Ishmael no encuentra a las sirenas, sino que se termina enfrentando al Leviatán: "En aquel día Yahvé castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al Levián, la serpiente tortuosa ; y matarán al dragón que está en el mar" (Isa.27:1). Resulta que Oslava, otra figura inmanente, de pronto se eleva entre los tritones y seres del mar, contándole la verdad a Ulises, que es también Ishmael, sobre el secreto que guardan las verdaderas sirenas, que no serían las mismas que el imaginario colectivo ha establecido. En definitiva, Ulises es una pieza que centra toda su carga emocional e intelectual en llegar a las figuras más trascendentes de nuestros íconos culturales.

Clasificaciones: Musical




e-planning ad