Viernes, 11 de Noviembre de 2016

Sumergidos en la idea de representar al ser humano en sus distintas etapas, la obra se divide en cuatro movimientos, llevándonos cada uno de ellos, a mostrar distintos cuadros de relaciones.
Para ello se adopto la idea de tomar cuatro etapas claves de la vida del hombre; el nacimiento, el crecimiento, la reproducción y, por ultimo, su deceso. A partir de allí la obra muestra desde un lenguaje físico, en situaciones tomadas arbitrariamente como ejemplos, los conflictos vinculares y como ellos nos marcan y nos hacen comportar a lo largo de nuestra vida.
Cada personaje que aparece en la obra es alguien que esta en esa situación en esa etapa de su vida.
Todo transcurre alrededor de un único elemento hegemónico; La mesa. Ella es la superficie por donde todo pasa a través del tiempo y cada etapa, identificada como Movimiento, como los cuatro pilares de esa superficie.
En el Primer Movimiento de la obra los personajes nos muestran en un solo cuadro la sensación vital de la creación hasta llegar a la influencia materna que va cimentando nuestra conducta. Tres arquetipos de madres irán especulando con su poder y su influencia sobre sus hijos, durante los primeros años de desarrollo.
En el Segundo Movimiento, los personajes se encuentran vinculados por la relación Paterno-Filial y el poder ligado a la imagen de Padre-Patria-Patrón. Esta vez, tres cuadros diferentes entre sí, plantean situaciones alrededor de la mesa; como elemento de conquista a gobernar, como nivel superior de autoridad y hasta de status a mantener.
El Tercer Movimiento denota la relación de pareja. Esta vez cuatro cuadros diferentes bosquejan algunas ideas de vínculos y sus efectos y defectos que promueven acciones y reacciones ligadas tanto a lo más naif como a lo más tenebroso de nuestro ser.
Por ultimo el Cuarto Movimiento es también un solo cuadro y esta ligado a la visión de la vida como una transición. Todo lo que paso no es mas que un anecdotario que queda fijado en el único protagonista inerte; la mesa, testigo mudo de tantas trascendencias universales intrascendentes y otras tantas transformaciones evolutivas de nuestro paso por la vida, una vida que no es única, sino que es un sin fin de relaciones vívidas reflejadas por cada personaje, quienes representan a alguno de nuestros personajes internos y que transitan por nuestro ser. Por ello el Epilogo, ultima escena de la obra, no es un final sino mas bien un argumento de continuidad constante.

Las palabras, los signos, los símbolos, cada gesto y cada actitud forman parte de la lectura del fenómeno que llamamos mundo.
El movimiento en nuestras vidas nos transforma y nos moldea hasta llegar a la idea de plenitud humana donde todos los seres llegamos a una definición común, lisa y llana.
Mientras que el acontecer cotidiano nos plantea circunstancias a resolver acudiendo a todos los recursos y colocándonos en ese lugar común y ante todos.
El disfrute del riesgo siempre se saborea después de poner las cosas sobre la mesa y dejar que en ella ocurran sin que el gran fenómeno deje de existir.
Hasta tanto la sobremesa estará servida para todo ser...
FIN?
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad