Martes, 08 de Noviembre de 2016

De Susana Yasán
En un cuarto de hotel una mujer periodista espera para realizar una entrevista. El entorno es hostil, estruendos de bombas y atentados se suceden, la llegada de un huésped la inquieta aún más. ¿Es el tiempo que queda o el tiempo falta? Esta pregunta retorna a lo largo de la obra. Dos personajes se encuentran en una de esas fechas que a los humanos nos predisponen a percibir los hechos con una trascendencia particular. Se encuentran en un país extranjero en una circunstancia límite, ambos esperan, ni siquiera están allí el uno para el otro. El tiempo es presencia, urgencia, memoria, necesidad de olvido, esperanza, angustiante impulso de retenerlo, apurarlo, detenerlo, es la circunstancia que atraviesa cada tramo del drama; es el asunto, la materia, la pregunta y el silencio.




e-planning ad