Jueves, 14 de Enero de 2016

De Federico Brunetti
Un individuo nos cuenta su historia a través de su memoria tan particular. Recuerda todo en detalle desde aquel día primero la primera melodía que ha percibido en su hogar. Muy seguro de sí mismo y de todo su equipaje jamás duda del paisaje que le ha tocado observar. “...Cuando pequeño...” nos dice, “...Cuando más grande...” asegura. Su realidad es tan pura que no se atreve a quitar el velo que la desvela y que lo obliga a empañar con el vapor de un sueño que no querrías soñar el espejo de sus ojos los reflejos del final. Sin indicio- según cuenta- sin avisos ni señales, caerá entre los fractales abrazos de la verdad. Y, como todo individuo que no ha preguntado nada, se hallará en la encrucijada de saber o de marchar. “¡Tipo jodido el destino!” ¡Tipa jodida su madre!... En ese útero estable nos habremos de encontrar.




e-planning ad