Jueves, 21 de Enero de 2016

De Jorge Diez

Esta obra es un homenaje a Juan José Saer, autor de las novelas "Nadie, nada, nunca" y "El entenado" entre otras.
Miráme a mí miráme, esta inspirada en climas y sensaciones que emanan de la lectura de ambas novelas.
Ellos se pasan la culpa, asesinan la inocencia de la niñez, violan la curiosidad de la juventud, se hieren donde saben que duele para sentirse ganadores. Les da lo mismo un niño que un perro. “Podrías adoptar, vos paseas un perro que es de otro”. Ellos no sienten culpa.
Una de sus víctimas logra hacerlos cruzar de orilla y retenerlos en un desierto, como en un sueño. Los hace recorrer de manera arbitraria los cuartos de sus miserias, sin solución de continuidad, sorprendidos en ese lapso de tiempo sin tiempo. Son piadosos, a veces, se encariñan, a veces. Se visten de gala, se visten de desgraciados. Ellos están en el desierto de sus vidas, son cuerpos olvidados a la intemperie.
¿Qué hacen acá?





e-planning ad