Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Nacho Medina Pardi, Nicolás Pérez Costa

Un gran despliegue coreográfico, la sensibilidad de una pieza musical original que fusiona estilos tan dispares como el rock, el tango, el jazz, el blues.... textos llenos de emociones diversas y, al mismo tiempo, precarias; y un inesperado desenlace, hacen de ¨ Juicio a lo natural ¨, un musical, sencillamente, distinto.
Con motivo del momento político social que se atraviesa en referencia a la comunidad homosexual,
Juicio a lo Natural vuelve a la escena porteña para ser algo más que una simple propuesta o una pieza panfletaria.

Sintesis argumental:
Un juicio, un supuesto juicio a un joven ¿la causa? "Daños y perjuicios hacia su entorno social por el hecho de ser homosexual".
Con esta carátula comienza a desarrollarse el absurdo o, quizás, aparentemente poco actual conflicto de esta obra. Jueza, Fiscal (una mujer joven inexperta pero segura de sí misma), Defensor (un hombre de amplia reputación) y Sebastián (nuestro joven acusado) son los personajes que se disputan la victoria en este proceso, para ello van a citar a declarar a cuatro testigos claves en todo esta parafernalia; la primera: Brenda: mejor amiga de Sebastián a quien le ha escondido durante años un pequeño secreto, su creciente e incondicional amor hacia él. El siguiente es Martín: compañero de la secundaria de nuestro protagonista con quien, en alguna época de exploración sexual, mantuvo una noche de lujuria hipócrita
y diplomática. Continuamos con Damián: un joven que tuvo un fugaz noviazgo con el acusado, del que salió sufriendo bastante por la pérdida de su gran amor. Y, finalmente, Nilda... su madrina, que ingresa a la escena a darle frescura, emoción, pasión... con textos fuertes, comprometidos, crudos....reales.
Una reportera sigue el caso desde afuera del juzgado aportando el humor al conflicto y dando paso a los presentadores de un viejo cabaret que cobra vida cada vez que un testigo debe ser introducido.

Clasificaciones: Comedia, Musical




e-planning ad