Sábado, 23 de Enero de 2016

De Daniel Santos

Mario llega de Bariloche a un hotel céntrico de Buenos Aires. Mañana tiene que cobrar una herencia de su esposa fallecida hace dos años. Al entrar al cuarto observa que han sacado ropa de su valija hay también prendas de mujer. En ese momento, sale del baño una mujer recién duchada.
Debido a esta presencia, Mario pide una explicación, pero esta mujer solo ríe y juega, y al ver a Mario tan desorientado, simplemente le dice que no es más ni menos que su esposa.





e-planning ad