Viernes, 01 de Julio de 2016

De Juan Carlos Lanza
Una extraña experiencia visual en donde los personajes transitan por un mundo irreal, donde los laberintos de la mente humana cobijan a extraños seres, productos de miedos, frustraciones, irresponsabilidades, irrealidades y se transforman en jueces de aquel que sueña . Son duendes que cohabitan el inconsciente y a modo de realidad virtual interfieren en la vida interior del personaje.

Todo ese mundo onírico con sus transformaciones por lo intangible de sus presencias hacen que se originen escenas no convencionales .

El ser humano tiene refugios mentales donde esconder un sin numero de contrariedades que lo perturban, y que en s vida de relaciones como una rutina obligatoria y en honor a la convivencia social respeta los códigos establecidos.

Esos duendes inmanejables que se proyectan en jueces acusadores de actitudes y modos fingidos, en forma de interrogatorio y como reprobación al sometimiento de los rigores de una sociedad que impone conductas y comportamientos ya establecidos.

La exploración de ese mundo onírico que subyace en la mente humana y como consecuencia de presiones cotidianas que hacen al juego de la vida en sociedad y que reprimen constantemente y sofocan el grito de rebelión.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad