Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Ricardo Talesnik
“Luisito”, un actor desocupado que se gana la vida metiéndose en las viviendas de la gente para tratar de que hagan una fiesta que él mismo se ocupará de animar a cambio de dinero, mercancías o productos utilizables, logra entrar en la casa de una familia que se lleva horrible.

Es una obra donde aparece con fuerza la gran crisis político-económica que incrementó la pobreza y asestó un golpe mortal a la otrora próspera y consumista clase media argentina. El deterioro económico marcha a la par de la disolución familiar, ética y moral, la falta de valores, la pérdida de los sueños y la esperanzas, la desesperación por festejar cualquier cosa o no poder festejar nada, intentos vacíos de contenido con los que se sustituye la profunda necesidad de la celebración como encuentro afectivo y de comunión espiritual.

Finalmente la obra plantea, sin pretensiones de ningún orden y con humor muchas veces negro, una indagación sobre el sentido de la vida.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad