Domingo, 27 de Noviembre de 2016

De Gustavo Moscona

Parto para la realización de esta obra de preguntas sin respuestas que nos interpelan en forma individual y como sociedad ¿Qué es la muerte? ¿Qué diferencias hay entre la vida y la muerte? ¿Para qué sirve un cementerio? ¿Por qué cada vez menos gente va a los cementerios?
Me interesa abordar estos temas por su vigencia y poder analizarlos no desde una ética a seguir o desde una verdad a alcanzar, sino por el contrario desde una idea de lo posible, en donde no existen respuestas, pero si muchas dudas sobre todo cuando se trata de lo humano, de intereses materiales, de poder y de lo que somos capaces, en esto de adaptarnos a una realidad cada vez más compleja de entender.
Se trata de un espectáculo teatral que aborda la fusión del teatro, poesía, video y danza en busca de un lenguaje particular que sirva como medio para expresar y darle forma a sentimientos y estados de ánimos comunes y diferentes a los protagonistas de esta obra. Del concepto de cementerio se desprenden ideas y sentimientos acerca de la vida, del miedo, de la memoria, de la pobreza, de la represión y la muerte.
Los protagonistas de El cementerio desfilan fragmentos de una historia en la cual exponen la vida y la muerte en estado puro. Es así como constantemente lo trágico, el absurdo, la crueldad, el humor y lo patético también se fusionan.
Las escenas en esta obra se suceden y se relacionan de manera ilusoria, sin contar una historia lineal sino fragmentos de historias de cada uno de los personajes que se entremezclan.
En El Cementerio, el tiempo funciona de manera atípica: por momentos se detiene, es lento, por otros momentos es rápido hasta alcanzar violencia por lo vertiginoso, eso sí en la obra, casi siempre se diluye la frontera entre la vida y la muerte, entre estar vivos y estar muertos.

Este espectáculo forma parte del evento: Semana del teatro independiente

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad