Martes, 18 de Octubre de 2016

De Sabatino Cacho Palma
Inspirada en la Voz humana de Cocteau, se trata de un verdadero trabajo ritual de despojamiento absoluto. Nuestra actriz en el límite de la soledad y el abandono, en el desamparo más absoluto, logra emerger a través de un acto bello, claro y profundo.

"...Y mucho tiempo después que la relación amorosa se ha apaciguado conservo el hábito de alucinar al ser que he amado: a veces me angustio todavía por un llamado telefónico que tarda y, ante cada importuno, creo reconocer la voz que amaba: soy un mutilado al que continúa doliéndole la pierna amputada..."¿Estoy enamorado? -Sí, porque espero". El otro, él, no espera nunca..." R. Barthes.
Clasificaciones: Teatro, Unipersonales




e-planning ad