Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Julio Cortázar
El agobio de una jornada calurosa en el colectivo porteño 48, inspiró a Cortázar "Los Reyes", poema dramático que escribe como una catarsis al llegar a su casa. Profundo conocedor de la literatura clásica griega, toma uno de los mitos más antiguos, que transcurre en la isla de Creta. Minos, rey de la isla, había vencido una guerra contra Atenas y esta debía enviar como tributo, cada nueve años, a un grupo de siete jóvenes y siete doncellas. Estos, introducidos en el Laberinto, eran muertos y comidos por el Minotauro, habitante solitario de la maraña de túneles de la que nadie podía salir. El Minotauro tenía cabeza de toro y cuerpo de hombre. Era fruto de la pasión de Pasífae con un toro que Poseidón envió a Minos, esposo de aquella, para ser sacrificado en su honor y este no lo hizo. En uno de los viajes a Creta se embarca Teseo, hijo del rey de Atenas, con el fin de matar al Minotauro y liberar a su ciudad del tributo. La obra de Cortázar se inicia con la llegada de la nave ateniense y se extiende hasta la muerte resignada del monstruo. Las relaciones dialógicas se dan entre cuatro personajes principales: el rey Minos, su hija Ariana que gracias a su amor por Teseo le facilita la salida del Laberinto, Teseo joven príncipe decidido a matar al Minotauro y regresar como héroe a Atenas, y el Minotauro, hermano de Ariana que intuye la muerte como una liberación. El texto es de naturaleza profundamente poética y Cortázar agrega al mito el mundo de lo fantástico. El juego del poder se mezcla con el de la palabra y el conocimiento, del mismo modo que el amor se mezcla con el espejo, con el otro.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad