Domingo, 06 de Noviembre de 2016

De Marina Wainer

Quien le habla a una pared, se cansa o pierde la cordura.
El poder tiene calculado el grado de impotencia sostenida para que cunda el asco, se agote la furia y se repliegue la lucha.
Operación Otelo ...una Obsolescencia programada.
Que el Poder desde siempre fue embustero, retorciendo los hechos a su favor, no asombra a nadie. Pero lo inédito de esta época es que ya ni siquiera precisa que un suceso sea real; ni siquiera verosímil, basta que se viralice. El poder hace de la verdad su puta; le paga operaciones, la maquilla, la viste, la reviste de señora y la promueve. Y cuando ya no le sirve más. la cambia por otra más joven.
En el reino de la pornografía, ley y justicia han dejado de dirigirse la palabra.
El perfil del psicópata.
Si el poder real fuera una persona, reuniría cada uno de los requisitos con los que Robert Hare describió el perfil de los sociópatas. Su experiencia le había demostrado que -con la astucia que sólo pueden desarrollar mentes desinhibidas de emoción, compasión y moral- cualquier herramienta psicológica a la que accedan, lejos de mejorar su sociabilidad, los capacita para dañar mejor.
Así las cosas, mientras la mitad del mundo corre a refugiarse en los modernos templos de la auto-ayuda; el Poder se aprovecha de esa desorientación; fotocopia ideas, ropas y conceptos y los trasviste a su favor perversamente.
Otelo es la historia de un montaje.
Las mentiras tienen introducción y nudo, pero evitan la conclusión como el vampiro, la luz.
Con amorosos colmillos, los custodios de la fortuna, ya no quitan la dignidad, la succionan.
Marina Wainer

Duración: 100 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad