Martes, 02 de Agosto de 2016

De Molière

Cuando en 1986 Tito Cossa adapta esta obra, con la intención de devolverle su brillo y reconstruir para nosotros el efecto que entonces provocaba en el público, escribió en el prólogo: “En definitiva, Molière era un actor vital y socarrón que escribía los libretos para burlarse de los hábitos de sus contemporáneos. Lo admirable es descubrir que esos hábitos son iguales a los nuestros, que la condición humana reaparece con toda su vitalidad en la medida en que el cuadro es restaurado y la tela recupera sus colores vivos, los mismos que encendían las pasiones de su época.”

Veinte años después, nuestros hábitos también son los mismos. Una vuelta de tuerca fue suficiente para pintar parte de nuestra sociedad, cada vez más hipócrita. No pretendemos escandalizar (¿hay algo que pueda escandalizarnos después de los 90?). Simplemente los invito a mirar nuestras hipocresías cotidianas.

Tartufe es una palabra francesa que significa “persona hipócrita”.

La palabra persona tiene etimología latina y significa “máscara”.

La palabra hipócrita proviene del griego y significa “actor”.

En este juego de etimologías encontradas, resulta que todo actor es hipócrita y toda persona es máscara.

El Grupo MasCareta surge del Taller de Entrenamiento y Producción 2004 de la
Dirección de Arte y Cultura de la Municipio de Morón.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad