Lunes, 01 de Agosto de 2016

En el Tercer Patio se cocinan las palabras que no debemos olvidar de nuestras culturas. Fueron arrancados de su tierra, atrapados, embarcados, y vendidos en la plaza del cabildo de Córdoba. Entonces la libertad tenía precio. Muchos optaron por alistarse en el ejército para ser la primera fila de la batalla y dar la vida por la independencia de una patria que no era de ellos, otros compraron su libertad con servicios a los notables, otros nacieron libres por la ley de vientres y terminaron de sirvientes y obreros maltratados.

A la fuerza de las ideas de libertad, igualdad y fraternidad, se sumaron logias de acciones extremas y asuntos internos entre comerciantes y terratenientes, que demoraron años la independencia y marcaron brechas que perduran. La patria se resuelve en los mercados, los patrones y amas con peinados hasta el cielo olían la conspiración de todos lados, y entre chicotes, órdenes y violaciones marcaron, como las carretas que pasaban por Ansenuza una huella que perdura en un camino real. Al decir de la autora: La palabra es el origen mágico de la vida, y por eso es lo primero que te quitan. Mbaqui- esclavo/Kutú-dolor/Ngó- pantera/Nsinga-látigo, no tengo que olvidar mi nombre, es para lo que he venido al mundo, me dijo el tataNganga.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad