Miércoles, 18 de Enero de 2017

De Sergio Piornedo

Es una obra en la que los que la realizamos la hemos situado en el año 1983, con el resurgimiento de la democracia en la Argentina. Es la historia de tres personajes, tres seres, tres amigos que los une la infancia, la preadolescencia, la adolescencia y casi la adultez, en pocas palabras los une la historia, su historia como amigos, su relación, sus conflictos y sus temores, y es gracias a la misma la que les permitirá a estos tres seres, intentar, y por que no, de una forma muy personal, acercarse lo más posible a una búsqueda de su propio hombre.

Es la historia de Alejandro de 23 años, un estudiante de derecho, que junto con su padre se insertaron al mundo de la política, y en este momento particular de su vida, acaba de sufrir el abandono de su ex futura mujer, Adriana, la cual le ha sido infiel y lo ha abandonado por un vendedor de seguros. Alejandro sumido en una angustia, en un sentimiento de abandono, de perdida, y de, quizás inconcientemente, necesidad de cambio para lo cual primero lleva el descubrimiento, accede a la posibilidad de bajar al “Sótano” en busca de su hombre.

Daniel, 22 años, desocupado, vive con su madre, es, quizás, el más simple de los tres amigos, el más sincero y concreto a la vez, el cual a su manera, acepta su forma de vida, sin cuestionarla tanto, sin caer en “delirios intelectuales”, y decide bajar al “sótano”, más por el amor incondicional hacia sus amigos, que por la misma búsqueda del hombre, que indirectamente esta no le va a ser ajena. Por último, se encuentra Adrián, dueño del “sótano”, ideólogo de la propuesta de la búsqueda, quien necesita profundamente iniciar esta búsqueda de si mismo, recuperar aquello que una vez sintió que perdió, y subsanar la culpa, el arrepentimiento y el orgullo ocasionado por su participación indirecta, en la muerte de Norberto, asesinado por una racia militar. Norberto era parte incondicional de este grupo de amigos.

Un manuscrito robado del café “El Tortoni”, será la excusa y la guía perfecta en este enfrentamiento de culpas no dichas, de miserias jamás expresadas, y por que no patologías tormentosas, que los llevaran por los laberintos que ni ellos conocen para, a su manera, reencontrar o recuperar a ese hombre que una vez supieron ser, y otra vez supieron perder.

La analogía con el año 1983, se centra en que tanto en el final de la obra como en ese año, en ambos se da el renacimiento de ellos como hombres, y de la democracia en nuestro país.

Cabe aclarar que dicha búsqueda no tiende a ser una especie de receta de cómo se encuentra al hombre, sino solo una búsqueda personal de cada uno, o quizás un intento demasiado personal de cada uno de estos seres por recuperarse como personas, recuperar la esencia del hombre que supieron conocer en los primeros años de sus vidas.

Con toques de humor inteligentes, donde se ve claramente las diferentes personalidades, tanto en la afectación como en los pensamientos diferentes hacia los mismos hechos, haciendo que por momentos el publico se ría, por otros sienta reflejado y hasta involucrado en este enorme y difícil transito que intentan hacer estos personajes.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad