Lunes, 17 de Octubre de 2016

De David Desola

Un profesor en crisis que ha sido agredido por un alumno en la escuela, no quiere volver a la enseñanza. Sin embargo, accede a dar clases particulares a un peculiar alumno mientras inicia una curiosa relación con la madre de éste, quien vive inmersa en un universo que ella misma ha creado como refugio de una insoportable realidad. Un viejo maestro servirá de vínculo en esta extraña relación.

"Un charco Inútil habla sobre las formas particulares que tenemos de sobrellevar la tristeza y las pérdidas. De los fantasmas que elegimos tener al lado para soportar la angustia. ¿Qué es real y qué no? ¿Importa si eso es finalmente lo que nos hace seguir viviendo? Una propuesta estremecedora y sencilla que estará apoyada en la poética del autor y en una estética cuidada y sutil; exprimiendo al máximo la paleta de colores que propone la dramaturgia de David Desola", comenta Matías Puricelli

"Un Charco Inútil es un drama sobre la locura, no como patología, sino como vía de escape, como refugio a una existencia insoportable. Hace unos meses aparecieron en todos los telediarios de todas las cadenas de nuestro país, unas imágenes escalofriantes, grabadas a muy baja resolución, con la diminuta cámara de un teléfono móvil: en ellas se veía a un profesor agredido, empujado y pataleado por un alumno en los pasillos de una escuela, ante la mirada del resto de la clase. Esas imágenes se las compró una cadena a la novia del agresor - espontanea realizadora del documento- y luego fue comerciando con ellas, manipulándolas. Luego, las otras cadenas se sumaron al carnaval, pirateándose las unas a las otras, elevando el incidente a la categoría de Apocalipsis escolar. Recuerdo que entonces pensé: ¿Estamos todos locos? ¿Cómo puede saber uno si está loco cuando los que le rodean están tan locos como él? ¿Es posible que los únicos cuerdos sean aquellos que consideramos locos? Un charco inútil plantea esta cuestión. Personajes atormentados, víctimas de un entorno opresivo, de una sociedad que escarba en el dolor ajeno. Personajes que se refugian en la locura para mantenerse cuerdos. Habla también del miedo y de la muerte. Es un intento de hacer un teatro inmediato, social, que refleje el aquí y el ahora. Los protagonistas le dan la espalda a la realidad porque la realidad les ha dado la espalda a ellos (si es que la realidad existe). Somos una sociedad enferma y perversa dice el protagonista. Y dice la verdad", comenta David Desola

Duración: 70 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad