Martes, 25 de Octubre de 2016

De Federico García Lorca

La tierra... popularmente la madre tierra es nuestro germen y nuestro fin, representa el vientre materno que nos da vida y también los últimos brazos que nos recibirán generosamente para abrigarnos. El destino de la protagonista de esta obra, en estas fecundas tierras, rodeadas de montes y de ganados, es consecuente con las implicancias de su identidad: Yerma, por definición, es la tierra sin cultivar, inhabitada. Fertilidad vs. Esterilidad serán los dos grandes polos que atraviesan la historia.

“Amo la tierra. Me siento ligado a ella en todas mis emociones, mis más lejanos recuerdos de niño tienen sabor a tierra”.

Federico García Lorca

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad