Lunes, 19 de Septiembre de 2016

De Aníbal Gulluni

Fragmento de "Avelino Arredondo", de Jorge Luis Borges

Un hombre condenado a muerte exhibe los pormenores de su crimen. La extraña calma, la misteriosa eternidad que se extiende en la situación límite colorea de un resplandor singular las últimas declaraciones del recluso. Un distanciamiento ascético, una convicción sin raíces, la gloria del puro acto.

Basado en el cuento Avelino Arredondo, de Jorge Luis Borges, “Sin pena morir” vacía de contenido la causa, la vuelve puro envoltorio. Hacer por hacer. Matar a un presidente como forma de inscribirse en la realidad, de terciar sobre el escenario ilusorio (pero de efectos demasiado concretos) de la política Oficial, la política Espectacular, pletórica de fantochada, culebrones mediáticos, elegante frivolidad y telones colorinches ocultando muerte. El personaje se propone desgarrar el telón con la contundencia de un acto simple, sin trasfondo: disparar y liquidar la cuestión.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: El continente oscuro, trilogía

Clasificaciones: Teatro, Adultos, Monólogos, Artes Escénicas, Unipersonales




e-planning ad