Domingo, 06 de Noviembre de 2016

De Sebastián Pajoni

En 1616 fallecieron Shakespeare y Cervantes, algunos dicen que el mismo día, otros lo desmienten por la diferencia de calendarios: el gregoriano y el juliano. El dato es poco relevante porque ambos son dramaturgos que dejaron huella a nivel mundial. Contemporáneos, reflejaron temas que son comunes al hombre de distintas culturas y los posicionaron como escritores de obras teatrales importantes para la humanidad.

Hace muchos años trabajo los entremeses de Cervantes en mis clases de actuación, y he representado a Shakespeare en varias oportunidades desde el principio de mi carrera como actor. Pero que me convoquen para conmemorar los 400 años de la muerte de ambos fue la sorprendente oportunidad de comparar sus obras y encontrar que las coincidencias eran tales que podían, inclusive, jugar a fusionarse.

Ese es el trabajo que proponemos, la fusión entre un entremés de Cervantes: "El viejo celoso", con una tragedia de Shakespeare: "Otelo, el moro de Venecia."; el resultado es la Comedia Dramática: "El viejo Otelo". Por tal motivo los invitamos a conmemorar los 400 años del fallecimiento de dos de los más grandes autores dramáticos de todos los tiempos, para seguir afirmando que no morirán nunca.

Sebastián Pajoni

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad