Miércoles, 31 de Agosto de 2016

De Juan Pablo Caldarone

España 1936. Golpe de estado. Fusilamiento de Federico García Lorca. Una España dividida es el escenario de una de las historias más icónicas del escritor. La casa de Bernarda Alba denuncia la vida española en la década del 30: la imposición religiosa, la denigración de la mujer, la diferencia entre clases sociales y la negación del deseo sexual, estos son solo algunos. Sin embargo, todos los puntos se ven polarizados por la fuerte presencia de Bernarda. Bernarda Alba, viuda, madre de 5 hijas, dueña de tierras y reconocida en la sociedad. Una mujer rígida y controladora. Nombra como indigno todo aquello que las jóvenes hijas desean por naturaleza. Encarnación de una sociedad costumbrista, puritana y llena de reglas e imposiciones antinaturales para una mujer. ¿Qué sucedería con esta familia sumergida en la tradición y la tragedia, si no existiera la contención de Bernarda? ¿Quién asesinó a Bernada Alba? libera todas las fuerzas oprimidas dejando al descubierto los pesares de los personajes y la verdadera relación entre ellos. Esta obra intenta destruir los juicios de golpe. Bernada muere dejando explotar todos los secretos en un instante, el resultado es la máxima expresión, la liberación absoluta.. En esta secuela se produce una revolución sexual, clasista y religiosa. En una casa, se destruyen los pilares que sostienen una sociedad.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad