Domingo, 06 de Noviembre de 2016

De Augusto Fernandez

En 1938. Un asunto criminal también un triángulo protagoniza la historia, que en este caso transcurre en Bariloche y, como su título indica, en el año que preludiaba la primera Guerra Mundial cuando la figura de Hitler crecía ante los ojos del mundo. “El sueño del nacional socialismo y todo lo que representó, hoy me sigue fascinando -dice Fernandes. Siempre me obsesioné mucho por la Guerra. La Guerra del ’14 fue la gran guerra, todo lo que vino después, la rebelión de la India, la Guerra civil española, la Segunda guerra, todo, fue consecuencia de la primera. Soy especialista en el tema. Estuve en Berlín en la época de la Guerra fría. Se la veía tan cuidadita, pero yo estaba convencido de que estaba edificada sobre cadáveres, sobre NN. Mis compañeros de compañía teatral me miraban como diciendo que estaba loco”.

La historia de 1938. Un asunto criminal se inspira en un hecho real sucedido en Italia un poco después del año en que se ubica la obra. “Un hecho que me impresionó mucho y que también tomó Ugo Betti e hizo su propia cocina -cuenta Fernandes. Aquel crimen ocurrió en Italia, pero a mí me impresionan mucho los crímenes que están ocurriendo. Por qué razón hay tantos, por qué razón hay tanto maltrato con mujeres, tanta muerte. No solo en la Argentina. Creo que los roles se corrieron desde que la mujer comenzó a emanciparse.”

Después de 10 años en España adonde había llegado escapando de la Argentina porque había hecho “algo muy feo de lo que no pude hacerme responsable”, Julián vuelve a Bariloche para confesárselo a su amigo Giácomo, con quien en todo ese tiempo no se comunicó. Giácomo lo espera en el living de su casa y en un momento del encuentro le dice que su esposa Greta ha muerto. El living se convierte en un espacio que da lugar al suspenso, al misterio. La complejidad de los vínculos se patentiza. Tres personajes que se relacionan desde el lugar de la locura: “locos en el sentido del grado de neurosis -acota el director. Qué es eso de perder el sentido de las cosas, qué es eso del sentido de la memoria, qué es eso de la sinestesia. Los tres personajes me permiten hablar de muchas cosas que me interesan. Inclusive de lo que cree cada uno del sentido de la vida. Estos son grandes personajes, atraviesan muchas escenas diferentes. Además de ser un teatro de conversación, tiene que ser verosímil y tiene que estar vivo.”

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad