Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Damián Dreizik

El remo es un deporte centenario en nuestro país , y el Tigre es considerado “La cuna del remo argentino”.
En todos estos años de historia se desarrollaron en la zona muchos clubes que dieron grandes satisfacciones al remo nacional.
La obra transcurre en un futuro cercano donde los mares y los ríos se han secado provocando así la extinción de esta práctica deportiva.
Un grupo de ex remeros , contra viento y marea , decide sostener este ritual sagrado: Remar.
Entrenan rigurosamente , recuerdan fechas históricas y hazañas del remo nacional , tales como la victoria de Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero en 1952 , compiten regatas imaginarias , representan el acto inaugural de la primer regata en tigre , con la presencia del presidente Domingo Faustino Sarmiento , rememoran momentos añorados de sus familias remeras y de la transmisión de este deporte de padres a hijos.
A pesar de que la realidad imposibilita la práctica del remo , este grupo se afirma en la pasión como forma de supervivencia.
La aparición de nuevos deportes conspira contra la solidez del equipo.
Este espectáculo propone abordar temas como la pasión por una actividad que se presenta imposible , la disputa entre generaciones y el cambio climático , que provoca nuevos escenarios a los que hay que adaptarse.
El tono es absurdo , y humorístico , dentro de un contexto dramático.
Es un homenaje al remo como deporte y al “remarla” como metáfora de vida.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad