Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Luciana Giordano

La historia comienza con Américo, un viejo italiano que transcurre sus últimos días en un geriátrico, con la sola compañía de una enfermera y sus recuerdos.
Américo necesita contar su historia porque siente que a partir de ese relato un poco de su vida pasada vuelve a él. Logra transportarse y transportar en sus palabras, vuelve a su Italia, a su pueblo, a su tiempo de juventud e inocencia.
El otro Américo es un ex militante político de la década del 60, exiliado durante la dictadura militar y fracturado en su estado de culpa por ser un sobreviviente.
El punto de partida de su voz es perdonar a su padre, ese que no supo entender su lucha y su compromiso, pero que finalmente decide perdonar para dar paso a su propio transitar como padre que tamién, como él, necesitan alejarse y enojarse, para encontrar su propio camino.
Américo, la historia de dos exilios, es una obra teatral que busca, a partir de personajes sencillos y sensibles, lograr un tiempo de reflexión y preguntas. ¿Porqué volver sobre el pasado hoy en día? Porque es en esa búsqueda profunda que encontramos alguna pista, algún alivio y alguna alegría.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad