Martes, 22 de Marzo de 2016

El teatro de hoy abunda en aforismos. Muchas sentencias recuerdan el estilo biempensante de un Narosky: "La sed de verdad es insaciable". Otras, poquísimas, rozan la pluma lacerante de un Nietzsche: "¿Qué agua servirá para purificarnos".

Precuela y secuela de La parodia está de moda y las salas alternativas fomentan el amateurismo (2014), este trabajo por encargo se pregunta: ¿El teatro de hoy purifica?

ENTRADA LIBRE y GRATUITA

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad