Viernes, 29 de Enero de 2016

Persistir implica la repetición de un intento, la cosa o el evento frustrado que se retoma en un nuevo gasto de energía para apostarle a un logro final. La reiteración de ese movimiento es una cantinela del deseo y la obstinación. Algunas veces el impedimento se presenta y opone una fuerza tan desmesurada que termina aniquilando la potencia antagonista, entonces el esfuerzo invertido, el desgaste, parece no tener ningún sentido. Es posible que siempre quede un resto de energía, una molécula suficientemente viva para iniciar una nueva tentativa.

Persistir es aquella fuerza humana y quizá la fuerza de toda especie viva que le permite perdurar en el tiempo, a pesar de todo obstáculo y de todo drama. La obra parte de la exploración de esa energía, la insistencia, esa erosionada renovación que atraviesa gran parte de nuestra historia.





e-planning ad