Lunes, 15 de Febrero de 2016

De Raúl Hernández Garrido

El poder crea simulacros en los que el poder se cuestiona a sí mismo y, al mismo tiempo, cuestiona todo tipo de oposición posible. Si alguien logra salirse de esta economía perversa, el poder se encargará de exterminar su voz. El poder instaura inquisiciones y luego se justifica ajusticiando a los mismos inquisidores que antes le han servido.
Al día siguiente de la final de la Copa del Rey de Fútbol de 2009 en la que Televisión Española manipula y censura la pitada que las hinchadas radicales catalana y vasca dedican al Rey de España, dos directivos de la empresa pública se reúnen en secreto para decidir quién debe pagar por lo que denominan “un error humano”.
Alguien debe pagar: un inocente. Alguien debe pagar para que todo siga igual. Cuestión de procedimiento.





e-planning ad