Sábado, 27 de Febrero de 2016

Cuando 30 años atrás Raúl
Barboza decidió radicarse en Francia, su intuición le indicaba que en un país donde el
acordeón es el instrumento nacional, él y su legado musical alguna posibilidad
podrían llegar a tener. Y no se equivocó, su destino de músico errante iba a
cambiar para siempre, en un país donde jamás fue condicionado artísticamente, ni
el ámbito privado ni en el estatal. El simple ejercicio de la libertad creativa
le permitió ir ganando espacios de consideración, y junto a él, el chamamé llegó
a los oídos del público europeo. Luego hizo lo mismo en los restantes
continentes para convertirse hoy, según la prensa francesa, en el máximo
exponente del chamamé a nivel mundial.

Durante el presente año y por tercera vez desde su radicación en Francia, Raúl
Barboza fue distinguido con el Gran Premio de la Academia Charles Cros
en el rubro Músicas del Mundo por su participación en el disco Chamamémusette!
compartiendo el galardón junto al acordeonista francés Francis Varis,
en la grabación también participó el percusionista brasileño Ze Luis Nascimento.

Clasificaciones: Otros géneros, Adultos




e-planning ad