Sábado, 22 de Octubre de 2016

Marcelino Azaguate es mucho más que un músico: es un artista atravesado y constituido por su cultura originaria y su particular mirada del mundo. En tiempos de propuestas expresivas cosméticas y fabricadas bajo conceptos del mercadeo, lo de Azaguate es "más bien" un episodio de fidelidad cultural que concluye en canciones e interpretaciones genuinas como pocas veces suele verse en el abanico sonoro de estos tiempos.

Azaguate ES sus canciones; basta oírlas en ellas: respira en ellas, con hermosa cadencia, al mismo tiempo que su fatigado pueblo huarpe sobrevive en ellas pidiendo auxilio a la memoria, que esta vez, elige sus canciones para mantenerlo a salvo.

Ya folclore de su barrio obrero, ya silencio de sus campos desérticos y seculares, ya música del mundo cruzada por diversas influencias que lo distinguen, su propuesta abreva en fuentes siempre plurales, sin perder el color de la localía que lo vuelve genuino (U. Naranjo)

Marcelino Azaguate pertenece a ese mural donde se suma a la lista de nombrados y admirados cantautores que pertenecen a la nueva camada de la música popular y el CD "De Hierro y Barro" es de carozo cuyano pero constituido y atravesado por la mirada de un cantautor que pule con sensibilidad minimalista esa sonoridad tradicional y la abrevia en una gema contemporánea. Participan en "Hierro y Barro" artistas de la talla de Goy Karamelo, Luna Monti, y Carolina Peleritti, Con la dirección musical de Marcos Di Paolo, y la presencia de los sonidos del humahuaqueño "Bicho" Díaz, y de Pablo Azaguate, entre otros. Los temas le pertenecen en su mayoría a Marcelino.


En su reciente presentación del disco en el Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, una de las repercusiones de prensa: "El cantautor mendocino compone y canta entre los precisos sonidos que salen de las guitarras, con el cuidado puesto en la presentación de las melodías, directas, simples y bellas" (Revista 23. CABA)

Clasificaciones: Adultos, Música, Popular




e-planning ad