Lunes, 01 de Febrero de 2016

De Marisa di Giorgio

La conjunción es mágica. Seedy González Paz, Ezequiel Romero y Sergio Sanguín son tres fuerzas, tres energías cósmicas que se mezclan en el remanso de Marosa. Un ángel los guía. Ese ángel es Salvador Walter Batato Barea. Pero, ¿acaso es posible la presencia de Batato? Sí, sin duda, con su inconfundible voz y sus trajes investidos con esa aura tan particular. Y la proclamada no actriz, Klaudia con K, no puede estar ausente en esta velada de poesía exultante y escenas acordes a ese clima. Seedy González Paz ideó una puesta en escena con un espíritu de performance, con elementos que pertenecieron a Marosa y a Batato que cuelgan de arneses mientras se lee.

"Nosotros tres llegamos a Marosa de manos de Batato, por eso el título se lo puso él, lo mismo que el vestuario que levita. Y la casa también."





e-planning ad