Sábado, 12 de Noviembre de 2016

De Adrián Malta

El trabajo de puesta en escena se desenvuelve desde la animalización de los personajes, creando así una corporalidad extrañada y un plano en el que las leyes físicas pierden poder.
Generando la incomodad y la tensión desde lo carnal y siniestro de los relatos nos introducimos en una realidad sombría, desvirtuada y asesina, que no deja de ser realidad.
Los personajes desmerecedores de piedad y aduladores de la sinceridad, nos sondean sus fétidas historias en las cuales los roles que ocupan son fácilmente reconocibles en nuestra sociedad.
La temática principal es la Muerte, la cual ha sido desde tiempo ancestrales, la absoluta protagonista de los más recónditos pensamientos de los hombres independientemente de la cultura, sexo o religión.
La Muerte atrae, la Muerte ejerce un poderoso influjo del que muy pocos pueden escapar.
El humor ácido que aparece generado desde la tensión nos golpea la moral al darnos cuenta que la risa emerge de la humillación.
Una impronta expresionista y grotesca bombea en cada uno de los seres que circundan estas historias. Buscando la incomodad y el desagrado al mismo tiempo que el interés y regocijo de las situaciones.
Encarnando un universo onírico en el cual los personajes pueden aparecer y desaparecer dentro y fuera de su historia cuando lo desean, la puesta se desarrolla en un "Limbo" donde ningún lugar es estable.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad