Martes, 25 de Octubre de 2016

De Tirso de Molina
Don Juan Tenorio no es sólo un burlador de mujeres. Don Juan es un transgresor: después de más de trescientos cincuenta años de existencia el duro, dinámico e inmisericorde Burlador de Sevilla nos sigue fascinando.
El trabajo en cámara, sin decorados, la presencia constante de todos los actores sobre el escenario, 2 músicos interviniendo en la puesta con melodías de la época y la búsqueda estética para descifrar el mundo del goce sensual en contraste con todo un universo de ultratumba, es el desafío que esta pieza nos obliga a asumir.
La versión que presentamos se apoya en el texto original y la puesta busca remarcar la fusión de temas que Tirso de Molina logra en su obra: la historia de amores y aventuras más extraordinaria con la más impresionante visión espectral.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad