Jueves, 14 de Enero de 2016

De Diego Ferrando

Una profunda indagación de la condición humana, su capacidad de adaptarse, su incapacidad de adaptarse. Sus ideales sometidos a circunstancias muy reales y crueles como la muerte.

Pone de manifiesto de manera ridícula y exagerada, los pactos y acuerdos tácitos que unen a dos personas más allá o más acá del “amor” que creen o manifiestan tenerse.

El final de Alcestes, la tragedia de Eurípides, da lugar a esta nueva obra con personajes actuales, pero bajo circunstancias humanas similares.

"Altura y pelos" comienza donde "Alcestes" termina. Una nueva mujer lo visita en su departamento, un sótano a la calle, y empiezan a forjarse las leyes, condiciones y acuerdos para esta nueva, posible, pareja.

La tragedia de Eurípides termina cuando ella, Alcestes, muere en lugar de su esposo el rey, el mismo día en que él debía morir. Los dioses permiten ese cambio. Pero antes de morir, Alcestes le pone una condición: que no vuelva a casarse, que no vuelva a estar con una mujer nunca más. ¿Para qué? ¿Con esa condición lo ata para siempre, o lo está liberando a través de una especie de pago simbólico?

“Altura y pelos” es también un poema de César Vallejo, que al igual que en la obra toma la altura como algo espiritual, moral del hombre y el pelo como la altura corporal, lo real, lo humano y sus límites.





e-planning ad