Lunes, 09 de Mayo de 2016

De Luis Barrales

Los lazos del parentesco son relaciones en permanente construcción, donde la filiación genética resulta muchas veces sometida al constructo cultural que informa ese parentesco. ¿Qué es eso que hace que dos personas se constituyan como hermanas? Ahí se levanta el interrogante inaugural que moviliza La Sangre de los árboles, puesta en escena que explora el dilema sobre la relación de dos posibles hermanas que cruzan tiempos y enfrentan posibilidades y decisiones que se toman o no, como si todo aquello que no hicieron siguiese ocurriendo en otra dimensión espacio tiempo sospechosamente cercana a la que habitan. Un equipo de amplia trayectoria que mezcla distintas disciplinas y nacionalidades, nos presenta un drama contemporáneo que interroga los misterios de las relaciones de parentesco y las despliega dinámicamente, como una cinta de Moebius donde no es posible distinguir dónde está el inicio y dónde el final.

La compañía
La argentina Juana Viale y la uruguaya María Victoria Césperes, se ponen bajo las órdenes del reconocido director chileno Luis Barrales Guzmán. Ambas actrices, que cuentan con extensos recorridos por el cine, la televisión y el teatro, se juntan por primera vez como compañía para presentar una historia profunda y conmovedora sobre los lazos familiares. Un desafío que comenzó como una charla y se convirtió en realidad gracias al intenso trabajo de ambas que, desde Sangra Producciones, gestionaron la totalidad de esta obra, desde su concepción hasta su gira internacional. Tras haber debutado con éxito en Santiago de Chile, la compañía llega a Buenos Aires para presentarse en el Cultural San Martín durante un mes entero y sigue su camino hacia la Sala Verdi en Montevideo, Uruguay.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad