Domingo, 02 de Marzo de 2014

De Javier Daulte

Sinopsis
Un juicio que se mezcla entre el público es el escenario en el que se mueven los personajes.
Desaparición, violación y asesinato de Martha Stutz, una niña de nueve años: un caso que estremeció al país en 1938. Mientras el rastro de Martita se desvanecía, sus restos jamás aparecieron, y el crimen quedó impune. El encubrimiento, la impunidad y el poder se entrelazan en esta historia.
Todos son de algún modo culpables, y la culpa toma forma en un infierno de repeticiones sin salida. Imágenes sacadas de un cuento de niños, desdibujadas en un mundo de adultos enfermos.
Esta historia escalofriantemente actual refleja a miles de nenas, que como Martita: “...no están legalmente muertas, ni nadie paga sus culpas en la cárcel por haberlas hecho desaparecer...”.
Un rostro de ojos mansos se esfuma en el último ritual, y un grito contenido en el tiempo libera a un pueblo torturado por el poder. Marta encuentra la luz.

Concepto
La puesta en escena se resuelve con diez actores en un espacio escénico no convencional, en forma de cruz.
En “Martha Stutz”, si bien la realidad está muy presente; la parodia, la sátira y el expresionismo son los géneros que se abordan a través de un intenso entrenamiento que va desde la armonía hacia la catarsis.
El texto de la obra propone un juego en el que la crudeza de una realidad histórica ficcionalizada se entremezcla con un texto literario clásico como “Alicia en el país...” de Lewis Carrol.