Viernes, 22 de Julio de 2016

Un director de cine en su último día de vida, él no lo sabe pero lo siente. La rutina de su solitario hogar se ve afectada por pedidos extraños a su fiel servidor Ambassador, intento de nuevos comienzos. Dos amigos que torpemente se despiden. Recuerdos muy remotos de películas, personajes y situaciones que hoy vuelven a visitarlo. Se puede dirigir la propia muerte? Se pueden dirigir las relaciones? Se pueden dirigir los recuerdos?

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad