Martes, 18 de Octubre de 2016

De Daniel Veronese

Veronese dice, “podría enmarcarse en un costumbrismo perverso, en un realismo sin magia, terrenal y sucio”. A la casa de la familia que componen Tono, Berta e hija es llevado un hombre, atado y con los ojos vendados. No se sabe por qué. En el lugar solo están Berta y la hija. El que llega, de esta manera abrupta y forzada, es un amigo que reaparece así en la vida de esta familia después de 20 años. Una valija parece guardarse tiempo transcurrido.

“Ese hombDADFEGWERHGtrar humor en todo, es esta la clave de Los corderos, una comedia... filosófica sobre la condición humana”, concluye Dumitrache.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad