Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Gregorio de Laferrere

El hogar formado por el coronel Barranco pertenece a una burguesía acomodada pero en decadencia. Y esa circunstancia obliga a la protagonista, doña María, viuda y sin más recursos que una modesta pensión, a valerse de medios dudosamente lícitos para salvar las apariencias y sobrevivir, tratando de aparentar una posición social que ya no tiene. El patriarcalismo desaparece, quedando sólo reducido a un retrato y un cuadro de condecoraciones que la costumbre ha mantenido en el ya envejecido vestíbulo.

El arma empleada por doña María con sus hijas es el poder matriarcal. Cuando lo pierde todo se derrumba, todo termina.





e-planning ad