Domingo, 16 de Octubre de 2016

De William Shakespeare

Se trata de una visión actualizada de una de las obras más importantes del teatro universal.
Una obra épica con toques de humor, sensualidad y desenfado, combates escénicos y proyecciones de video.

Un esfuerzo de producción que reúne 12 personas en escena y un equipo que en total supera las 20 personas, que no hubiera sido posible
sin el apoyo del Programa de Fortalecimiento de las Artes del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo.

"Para mí, Shakespeare es sin duda el autor más grande la historia" - dice el director Sergio Pereira, y continúa:
"la forma que tiene de reflejar los conflictos humanos, la forma de hablar de todas las problemáticas que aún hoy nos siguen preocupando,
como las problemáticas sociales, la lucha por el poder, el problema de los ancianos"

Si bien es un espectáculo para adultos, la propuesta multimedia y el ritmo intenso y desenfrenado lo harán atractivo a los jóvenes,
acostumbrados a la estética de series televisivas como "Juego de Tronos" o "Troya", por mencionar algunas más conocidas.

"No es una propuesta clásica - dice Pereira - ni en la escenografía, ni el vestuario tiende a una época determinada, es más fantástica,
puede ser presente, pasado y futuro. También vamos a utilizar proyección de imágenes para afirmar algunos momentos"

"Uno de los objetivos que estamos trabajando - continúa diciendo acerca de la puesta en escena- "es el impacto continuo sobre el espectador,
nadie puede salir igual de verla, debe sentir ese impacto por la historia que se cuenta y su carga épica"

"Tomé una traducción y versión de Taco Larreta y otra de Idea Vilariño y mezclé prosa con verso. Hay partes de la obra que son poesía pura y es una manera
maravillosa de relatar, que lleva al espectador y a su imaginación a lugares increíbles, que es lo que debemos hacer en el teatro:
lograr que el espectador desarrolle su imaginación hasta donde sea".

Una obra fantástica en su entorno y real en cuanto a la forma de tratar los conflictos humanos: la ambición,
la lucha por el poder, la discriminación, los celos, la injusticia, la falta de respeto por la ancianidad.

Estos son algunos de los temas que Shakespeare plasma en escena sin condenar a la humanidad, sino más bien,
apelando a la solidaridad y el amor como alternativa posible.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad