Martes, 03 de Mayo de 2016

Amaranta, Ardentía y Amador son tres de las caras que tiene el amor. La pasión más encarnizada, el sentimiento más estable y rutinario, el sufrimiento crítico más descorazonador. Estos tres personajes son amantes, amados y hasta cupidos de pulso tembloroso. Juntos bajo el mismo techo, el del Rockelin, harán que nuestros corazones latan al son de los suyos hasta generar verdaderas arritmias. Demostrarán que los suspiros son al alma lo que el hipo al diafragma: cuestión de una mala posición.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad