Miércoles, 28 de Diciembre de 2016

Un paseo perfomatico guiado por los alrededores de Café Müller club de danza. La distancia como una construcción social de códigos, circunstancia y relación de comunicación, que pone en cuestión al propio cuerpo creador de imágenes con ilimitadas posibilidades de lectura.

Una invitación a mirar la ciudad a través del desplazamiento del cuerpo hacia casualidades inesperadas. Geometría de la Distancia Buenos Aires. Surge de un proceso de residencia de creación, formación e investigación hecha por Rodrigo Benítez en Noviembre del 2014 en el marco de la plataforma y festival internacional de artes escénicas LODO. Desarrollándose como un proyecto en base a una red de trabajo colaborativo, en este caso, entre Chile y Argentina. Desde ahí surge la voluntad de seguir trabajando en procesos creativos, que puedan ir dialogando con distintas propuestas y formatos. Para esta oportunidad el planteamiento es sobre el diálogo constante entre los cuerpos y la construcción de imagen que tienen sobre el paisaje, buscando potenciarlo más que el querer instalar un discurso sobre el paisaje. La distancia como una construcción social de códigos, es el cuerpo en situación que crea imagen con una cantidad ilimitada de posibles lecturas. Se plantea una propuesta escénica que busca la simpleza, un cuerpo sensible, una construcción escénica que rescata lo humano por sobre lo tecnológico, dándole espacio al intérprete en su libertad, habitado por su propia búsqueda y por la aventura de su propia identidad cuestionada. La distancia como una circunstancia y relación de comunicación, que pone en cuestión al propio cuerpo. La forma de habitar el paisaje, la construcción de la imagen, las posibilidades visuales del cuerpo en el lugar, sus características espaciales, materiales, existenciales, lumínicas son algunas de las ideas e inquietudes al momento de abordar la relación de la creación y el paisaje. No con la idea de instalar un discurso sobre el lugar, si no que realzar las características propias del paisaje urbano a través del cuerpo. Se trabaja desde material de composición e investigación ya trabajado con este grupo de intérpretes en la búsqueda de metodologías de trabajo que puedan desarrollarse en diversos formatos. El vestuario se construye en base a una paleta de colores previamente acordada pero que puede ir variando según las características del lugar, y es básicamente ropa cotidiana, cómoda y que aporte a la movilidad del intérprete. Por otra parte la música es una propuesta minimalista que busca aportar con una atmósfera o soporte sonoro que ayude a sostener y elevar las situaciones e imágenes propuestas.

Este espectáculo formó parte del evento: Lodo 2015
Este espectáculo formó parte del evento: Lodo 2016

Clasificaciones: Danza - Teatro, Adultos




e-planning ad