Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Rodolfo Cifarelli
En el corazón de una noche cualquiera estalla el delirio místico, el revés
de la imposibilidad de la justicia.
Cuatro sombras filigranan una pesadilla donde el sexo y la violencia
cuestionan a la justicia como forma de redención y fraguan las maquinaciones
redentoras como materia misma de toda injusticia.




e-planning ad