Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Santiago Sanguinetti

Una obra que se desarrolla y construye en base a diálogos cortos, o palabras que son producto de un pensamiento que nunca se completa.
Una obra donde pesan los puntos suspensivos. Todo se sugiere. Son pocas las pistas. Lo no dicho planea permanentemente el espacio
en donde se mueven estos seres. Sus trajes son de payasos y esto se reafirma con las narices rojas. ¿Pero cuál es su naturaleza?

El objetivo de los payasos es hacer reír o por lo menos sonreír. Esta cualidad está presente, sin embargo se incrustan en el aire trozos
de situaciones incómodas deslizando su dedo de hielo por nuestra columna vertebral. Todo es normal pero hay algo que no nos deja en paz y nos quita el sueño.
¿Será porque todavía pedazos de nuestra alma están aprisionados en nuestra historia reciente? No hemos completado este puzzle de vida
por la ausencia de piezas perdidas. El contexto para estos seres es inquietante como lo es para nosotros lo sugerente.
Nada está quieto, todo se mueve... Hay que estar alerta.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad