Domingo, 30 de Octubre de 2016

De Susana Torres Molina

La obra indaga el comportamiento de un violador frente a su víctima, y el de la víctima frente a esa situación desesperada y traumática. ¿Es la violación solo una cuestión de patologías individuales?

"En un espacio aislado, vacío, un hombre fuerza la voluntad de una mujer. Su actitud es dominante por momentos, y seductora y amable, en otros.

Está en juego la integridad sexual de ella, y no tan solo.

Como autora, quise explorar el enigma que significa el comportamiento de un violador frente a su víctima, y el de la víctima frente a esa circunstancia desesperada, traumática.

Comparto la visión de algunas investigadoras y teóricas sobre el tema, quienes no ven la violación como una consecuencia de patologías individuales, ni en el otro extremo, un resultado automático de la dominación masculina, sino como un mandato.

Un mandato dentro de la estructura patriarcal; estructura jerárquica que atraviesa todos los órdenes de la vida privada y pública.

El acto de violar puede estar motivado, entre muchas otras causas, como castigo o venganza a la mujer. Como acto disciplinario y de subordinación. Ese es el caso de Ya vas a ver.

La mujer, en algún momento de su pesadilla, consiente con el fin de preservarse. Como forma de resistir. Cede una parte para no perder todo.

Y es ahí donde la propuesta despliega algunos interrogantes y expone los límites complejos, difusos, inquietantes, que existen entre lo que se considera social y legalmente una violación, y un encuentro sexual con una mujer que consiente, por miedo, consiente.

Nos preguntamos: ¿Por qué y cuándo se abre la caja negra de la fantasía para que el acto violento se instale en las relaciones personales?

¿En qué momento cae la barrera del imaginario y se desencadena el acto cruento?"

  • Ya vas a ver- Susana Torres MolinaYa vas a ver- Susana Torres Molina
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad